Hizo más de 50 kilómetros a caballo para recibir el título de abogado

COMPARTA NUESTRAS NOTICIAS

Carlos Medina tiene 54 años y se fue desde Henando hasta General Deheza en caballo a recibir su título de abogado.

Casi el mismo número de su edad pero en kilómetros son los que recorrió Carlos a caballo para cumplir un sueño.

Un sueño que había comenzado a hacer realidad años atrás, cuando decidió saldar la deuda de estudiar una carrera universitaria.

«A los 50 años, como a cualquier hombre, le da un quiebre en la vida y por ahí comienza a pensar si hay alguna posibilidad todavía para él«, decía Carlos a los medios de Deheza.

Cuenta que siempre quiso hacer una carrera universitaria, pero de joven no tuvo la oportunidad.

Carlos vive en Hernando y es Sargento Primero de la Policía de Córdoba. Casado, con tres hijos y dos nietas.

Si bien dice que no tuvo oportunidades, siempre conservó la ilusión y la esperanza de alguna vez hacerlo.

Lo logró, y para culminar el proceso decidió que todas sus pasiones formaran parte del momento de entrega de título.

Ahora me toca a mi

El hombre cursó la carrera de agobacía en la sede que la Siglo 21 tiene en el Centro de Aprendizaje Universitario, en General Deheza.

Lo hizo luego de trabajar junto a su mujer para brindarles la oportunidad a sus hijos. Uno de ellos se recibió de Veterinario y también fue junto a su padre a caballo a buscar el título.

«Ahora me pareció que me tocaba a mi«, cuenta Carlos.

«Era muy consciente de que esta era la última oportunidad que tenía en mi vida de hacer algo propiamente por mi, y no la desaproveche«, agrega.

Si bien seguirá su carrera policial, buscará la manera de conciliar con el ejercicio de la profesión.

Porque Carlos, pensaba que hacer la carrera «era una cuestión de realización personal» o una deuda, pero después se enamoró de la abogacía.

«Descubrí que la profesión es realmente apasionante, es atrapante, seguramente voy a ejercer» agrega.

A caballo y en el monumento a Héroes de Malvinas

El hombre no solo fue a caballo a buscar su título, sino que fue en un lugar muy especial: en el Monumento a Héroes de Malvinas.

Es que unió sus pasiones: los caballos, su tierra, la carrera y los veteranos. Carlos es un apasionado y admirador de quienes defendieron el territorio argentino en Malvinas.

Vestido de gaucho y con barbijo, fue recibido por sus familiares, amigos, personal policial y autoridades del centro educativo.

Tuvo la oportunidad de retirar el título en Córdoba, pero eligió su lugar. Salió de Hernando el domingo por la mañana, hizo noche en un campo, y retomó camino este lunes hasta llegar.

«Estas son mis tierras, mi patria chica, el lugar en donde hace más de dos siglos están mis ancestros y donde se desarrollan mis hijos«, dice emocionado.

A caballo, porque siempre fueron sus compañeros, desde pequeño, dice. «No podía en un acto de esta naturaleza no tenerlos conmigo«, añadió.

Ante la pregunta de los medios locales que lo esperaron, dice que fue en el monumento «porque otra de mis pasiones es la Patria, es el amor a la Patria«.

«No se puede expresar mejor y más profundamente que defendiendola. Los soldados que tuvieron la oportunidad de defenderla lo hicieron y a mi me llena de orgullo» expresa.

Agregó que siente por ellos un gran respeto y afecto y que «la causa de Malvinas es la causa nacional, la causa que nos puede unir a los Argentinos«.

Una entrega muy especial

Entre el público que lo esperaba había dos representantes del centro de veteranos de Deheza, que lo recibieron y felicitaron.

Pero cuando llegó el momento de la entrega del título, Carlos fue sorprendido gratamente.

Desde el centro universitario, decidieron que sean los veteranos quien le entregaran el ansiado diploma.

Carlos no se lo esperaba. Fue un momento en el que todos y todas las personas presentes se emocionaron con el.

«El sacrificio de todos estos años para llegar a esto tiene un valor doble de las manos de los que lo he recibido«, dijo el hombre profundamente movilizado.

Entradas relacionadas

Deja tu comentario