Murió un policía neuquino de un disparo con su arma

COMPARTA NUESTRAS NOTICIAS

El hecho sucedió en un camino rural de la zona de Guerrico e interviene la Subcomisaría 54°.

Un joven policía neuquino, oriundo del Norte Neuquino, murió de un disparo cuando regresaba a la capital provincial junto con su pareja y un amigo. El hecho fue caratulado como muerte dudosa y lo investiga la fiscalía de turno de General Roca.

El hecho se registró a última hora de la tarde de ayer, cuando las tres personas regresaban de una fiesta familiar en una chacra de Guerrico, en jurisdicción de la Subcomisaría 54°. Todos viajaban en una camioneta Volkswagen Amarok y el arma utilizada fue la pistola reglamentaria del policía neuquino, identificado como Benjamín Leiva, de Andacollo tenía 30 años.

La versión que brindó la pareja de Leiva y su amigo es que cuando regresaban por un camino rural, el que conduce al zoológico Bubalcó, el policía habría manifestado un presunto malestar y decidieron detener la marcha. Fue allí que el hombre desenfundó su pistola 9 milímetros y se descerrajó un tiro.

Inmediatamente, lo cargaron en la caja de la camioneta y lo llevaron a toda velocidad al hospital Ernesto Accame de Allen, distante unos 16 kilómetros. Cuando llegaron a la guardia, el policía  no presentaba signos vitales y fue imposible realizarle maniobras de resucitación.

Las circunstancias dudosas del hecho obligaron a que la fiscalía de turno disponga la detención inmediata del hombre y la mujer que acompañaban a Leiva. El Gabinete de Criminalística tomó pruebas y además realizó el dermonitrotest en las manos y prendas de vestir de los dos detenidos, en búsqueda de restos de pólvora y de esa manera determinar si tuvieron alguna participación en el hecho.

Leiva tenía 30 años, era cabo primero y cumplía funciones en la Comisaría 1° de Neuquén.

Entradas relacionadas

Deja tu comentario